Durante el curso escolar no cesa la polémica sobre los deberes. ¿Son realmente necesarios? ¿Tienen los estudiantes mucha carga de trabajo fuera de las clases? Un debate que se intensifica con la llegada de los deberes de verano: ¿sí o no?

Recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha publicado un estudio que asegura que el 25% de las niñas y el 34% de los niños de once años ya sienten presión a esa edad debido a las tareas que el colegio manda para casa. Unas cifras que se incrementan en posteriores años escolares.

En España, los estudiantes deben sumar a la jornada escolar seis horas de deberes semanales de media. Es decir, nuestro país es uno de los que más deberes manda a los alumnos.

En cuanto a los deberes de verano, los niños tienen prácticamente dos meses y medio de vacaciones. ¿Qué opinan los expertos en este caso? Aquí, psicólogos, docentes y familias ponen el foco en el mismo matiz: deberes sí, pero de una forma diferente.

Los expertos coinciden en que es bueno mantener la rutina durante los meses de verano, pero los deberes no tienen porqué ser los mismos que se mandan en el curso escolar -ejercicios, estudiar del libro, etc.-. Las tareas de verano pueden ir dirigidas a la lectura, campamentos y talleres educativos, así como planes en familia –visitas al museo, ir al cine o al teatro-. En definitiva, actividades educativas enfocadas de manera diferente.

Así, los niños tendrán tiempo de descansar, jugar y divertirse en verano, pero sin perder la rutina.

Deberes de verano: factores a tener en cuenta

  • Los deberes refuerzan los hábitos y los conceptos adquiridos durante el curso, lo que tiene un impacto positivo.
  • Es necesario plantear esta tarea por edades.
  • No hay que perder de vista las necesidades de cada alumno para adaptar los deberes de forma personalizada. Por ejemplo, si un niño ha tenido dificultades con alguna materia durante el curso, el verano es el momento perfecto para reforzar esa asignatura en concreto.
  • La comunicación entre padres y profesores es imprescindible, en la educación ambas partes deben ir de la mano.
  • La clave está en no sobrecargar de deberes. Hay tiempo para todo, solo hay que planificarse.

Vacaciones diferentes: campamento de verano

La asistencia a un campamento de verano es una de las opciones educativas más recomendadas por los expertos. Se trata de una forma diferente de aprender, mientras los niños se divierten con compañeros de su edad.

Las inscripciones aún están abiertas para nuestro Summer Camp, el campamento de Logos International School. Se desarrolla en Las Rozas y cuenta con cinco semanas de duración, con diversas actividades y talleres educativos. Puedes matricular a tus hijos las semanas que desees.

Déjanos tu teléfono y te llamamos