Una buena conversación, un buen libro, contemplar un paisaje bello… son experiencias que forman parte de la vida y con las cuales disfrutamos enormemente. Ver una película interesante en buena compañía es un regalo que deja un gran sabor de boca.

El pasado martes 5  de diciembre con el grupo de confirmación, y algún amigo que quiso sumarse al plan, fuimos a ver la película Wonder, cuyos protagonistas son Julia Roberts, Owen Wilson y el joven Jacob Tremblay. La trama gira en torno a las limitaciones físicas que tiene el protagonista, un niño que tras diversas operaciones ha crecido sin ir al colegio. Por fin llega el momento en que los padres deciden que se incorpore a la vida escolar y social. La película se desarrolla por unos cauces que a todos nos sorprendió, quizá de forma más especial a los más jóvenes, y que por los valores que encierra en sí misma y las posturas, a veces encontradas, que manifiesta, pide ser vista con atención y deseo de aprender.

Las relaciones familiares, escolares, de amistad, etc. que van apareciendo en la película, dejan una amplia gama de posibilidades y sugerencias en las que profundizar y crecer como persona. Cualquiera que vea esta película se emocionará con los protagonistas y reirá con ellos ante una vida que nos ofrece momentos muy amargos y otros que alegran el corazón de las personas. Wonder es una película blanca, eminentemente familiar y que tanto a padres como a hijos os puede ayudar a ver la vida desde otras perspectivas más humanas. Por ello os la recomendamos, como una oportunidad más para disfrutar de esta Navidad que ya de por sí invita a la unión y al descanso.

Feliz Navidad a todos, un fuerte abrazo y nuestros mejores deseos para el 2018 de parte de Jorge y Pepe.